LA ZONA FLASH : El Móvil celestial


ESPAÑA ME MATA : Las piernas de Ana Ainhoa




"Nadie ha pedido hasta ahora perdón por lo sucedido a nuestra hija". Son las palabras de Rafi Pérez Yébenes, esposa de Alberto Narváez y madre de la niña Ana Ainhoa, a la que en 2009, con tan sólo 15 meses de edad, le diagnosticaron erróneamente Gripe A en el servicio de Urgencias del Hospital Puerta del Mar, de Cádiz


Y sin embargo padecía una infección por una septicemia meningocócica, que le provocó un shock séptico severo con amputación de ambas piernas, aparte de lesiones neurológicas

La pareja y su abogado, José Luis Ortiz Miranda, informaron de la sentencia, que condenaba a la aseguradora del SAS a pagar 235.000 euros más los intereses. 

La madre denunció que no se actuó a tiempo cuando llevaron a la niña con 40 grados de fiebre por vez primera al hospital, donde le aplicaron el protocolo de la Gripe A. "Cambiaron mi vida en cinco minutos y menos mal que hemos tenido muchos apoyos, como del Ayuntamiento de Chiclana y de la Fundación Irene Megías contra la Meningitis, que inició una campaña de recaudación de fondos". 

Los propios Sindicatos del hospital denunciaron las carencias del servicio de urgencias destacando "la creciente presión asistencial de las Urgencias pediátricas, la utilización de personal no especialista y la importante presión para no ingresar pacientes en planta y así abaratar costes", relató el abogado. 


El SAS admitió que había existido negligencia, pero que se trataba de daños morales a los padres, fijando una indemnización de 15.000 euros, si bien la sentencia del Juzgado de Primera Instancia 2 de Cádiz condenó a la compañía de seguros del SAS a abonar 219.365,75 euros, más los intereses correspondientes.




Más:




LA ZONA ANIMAL : Cuando "Barney" visitó el Hospital


Cuando "Barney" visitó el Hospital, fue para acompañar a su dueña mientras daba a luz. Algo que para muchas personas podría resultar un revulsivo, para ella fue algo normal. Ocurrió en el Reino Unido
"Barney" es un perro labrador, y estuvo cerca de su dueña, en la sala de partos. El hecho ocurrió en el Hospital St. Michael de la ciudad de Bristol.

El personal del recinto médico no quería nada con el cachupín debido al

Según informó Daily Mail, la administración del recinto autorizó el ingreso del can porque estaba segura de que era de un perro de terapia. Los médicos y enfermeras se volvieron locos de ira al principio, ya que encontraban que su presencia era un "latente peligro sanitario".





Sin embargo, Sarah Windfield, jefa de obstetricia del hospital, respondió ante las críticas por la, supuestamente, antihigiénica visita del Can. "Barney está certificado para acompañar a los pacientes, ya que sus características de temperamento y estabilidad son idóneas para ello", señaló.


"Su dueño hizo la solicitud en el Hospital para que Barney estuvira presente cuando diera a luz, como un perro de terapia no como una mascota. Tras haber solicitado la aprobación de nuestros expertos de control de infecciones, acordamos que Barney permaneciera sentado cerca de la sala de partos ".

La Sra. Windfield agregó que se llevó a cabo una limpieza a fondo después del nacimiento, como es práctica habitual en el hospital.



Se entiende que Barney se quedó para el nacimiento, junto con la pareja de la mujer y una partera, antes de que la familia se fuese a casa con el recién nacido.

La fuente dijo a The Sun: "Las enfermeras y los médicos estaban horrorizados, pero alguien en el hospital había dado el permiso a la mujer para que el perro se quedara con ella en la sala de partos. Esta es la primera vez que el personal de maternidad del hospital puede recordar tal cosa suceda. Al parecer, ella quería al perro con ella por lo que podría ser una experiencia de unión familiar ".



La fuente agregó que, si bien la higiene era su principal preocupación, esto podría sentar un precedente, lo que provocó otras solicitudes.

LA ZONA FLASH : Estampas del frio


Martes, 26 de febrero de 2013, varios operarios del Servicio de Conservación de Carreteras del Gobierno de Navarra retiran el hielo de la calzada de la NA-137, cerca de la localidad de Roncal, donde se formaron grandes carámbanos de hielo debido a las bajas temperaturas registradas en la zona durante los últimos días, y que cayeron a la carretera. EFE/Jesús Diges´.

LA ZONA DEL PENSAMIENTO : del "tonto" al "loco"

De elegir entre un “tonto” haciéndose el “loco” y un “loco” haciéndose el “tonto”; me quedo con el más inteligente, que es aquel que sabe lo mismo que yo. 



LA ZONA HISTÓRICA: Los "olvidados" de la carretera de la muerte

El 6 de febrero  de 1937 las tropas del general Gonzalo Queipo de Llano entraron en Málaga. Alrededor de 100.000 Republicanos huyeron hacia Almería por la ruta de la Costa. Fue la llamada 'desbandá'. "Es lo más cercano a un infierno que he visto", recuerda Salvador Guzmán, superviviente.


"Imaginaos 150.000 hombres, mujeres y niños que huyen en busca de refugio, temerosos del ejército nacionalista del general Queipo de Llano. No hay más que un camino. No hay más vía de escape. La ciudad que buscan es Almería, y hay que andar hasta allí cerca de 200 kilómetros (...) Tienen que caminar mujeres, ancianos y niños... tambaleándose, tropezando, abriéndose los pies en los pedernales polvorientos, mientras que los fascistas los bombardean sin piedad desde los aviones y los cañonean desde el mar".

El testimonio pertenece a la libreta de anotaciones de Norman Bethune, reputado cirujano pulmonar canadiense que acudió a la Guerra Civil española como voluntario del Socorro Rojo


Norman Bethune

Su testimonio escrito y las fotos de su ayudante, Hazen Size, es de lo poco que se conserva de uno de los episodios más trágicos, y desconocidos, de la Guerra Civil: la llamada desbandá.

Refugiados malagueños en la carretera Málaga-Almería

Entre 1937 y 1940 se calcula que fusilaron a unas 20.000 personas, miles de ellas se encuentran en las fosas comunes del Cementerio de San Rafael, donde se estima que hay enterrados más de 4.000 cadáveres (se han rescatado 2.800 cuerpos) y están consideradas como unas de las mayores de Europa.

La masacre de la carretera Málaga-Almería (febrero 1937)

El 6 de febrero de 1937 las tropas del general Gonzalo Queipo de Llano llegaron a Málaga. La mayoría de los pueblos de la parte occidental de la provincia ya estaba en manos de Franco, y la única salida que quedaba para los milicianos republicanos, las mujeres, los niños y los ancianos era la ruta de la Costa, un camino que hoy se recuerda como "la carretera de la muerte" (la actual N-340). 

20100203180556-malaga-almeria.jpg


Por el norte de Málaga llegaban las tropas italianas; por el oeste, el ejército de Queipo de Llano; y por mar, los buques del bando franquista. "Por tierra, mar y aire, las tropas franquistas, apoyadas por italianos y alemanes, atacaron a miles de civiles inocentes", asegura la historiadora de la Universidad de Málaga, Encarna Barranquero, autora del libro Población y Guerra Civil en Málaga: Caída, éxodo y refugio.

Entre 100.000 y 150.000 personas salieron de Málaga hacia Almería por la ruta de la Costa. Saber con precisión cuánta gente murió es imposible, aunque algunas fuentes hablan de entre 5.000 y 7.500 personas. Muchos cadáveres acabaron en fosas comunes o se los llevó el río Guadalfeo. "Sólo en la fosa común del cementerio de San Rafael de Málaga ya se han identificado a más de 4.300 víctimas", señala Andrés Fernández, arqueólogo y responsable científico de las investigaciones en el cementerio de San Rafael.

"Los niños llevaban solamente su pantalón y las niñas su vestido ancho, medio desnudos todos bajo el sol... Niños con los bracitos y las piernas enredados en trapos ensangrentados: niños sin zapatos, con los pies hinchados; niños que lloraban desesperados de dolor, de hambre, de cansancio... cuatro días perseguidos por los aviones de los bárbaros fascistas, y cuatro noches de caminar en grupo compacto hombres, mujeres, niños, mulas, burros y cabras, tratando de mantenerse juntas las familias, llamándose por el nombre propio, buscándose en las sombras", prosigue el relato de Bethune.

Refugiados malagueños en la carretera Málaga-Almería



Una de esas niñas que caminaba junto a su familia es Natalia Montasaroa. Tenía 13 años aquel 7 de febrero de 1937. 76 años después, recordaba para Público, con voz temblorosa, lo que vivió durante aquellos días.

"Salimos de Málaga el día 7 a las diez de la noche. Teníamos miedo porque oíamos a Queipo de Llano por la radio, que decía: 'Malagueños, maricones, ponedle pantalones a la luna'. La carretera estaba llena de gente. No se me olvidará nunca una mujer con un niño pequeño en brazos; habían disparado desde el barco un proyectil, y las piedras que saltaron le dieron a la mujer en la cara: ella quedó muerta con el niño en brazos, al que no le pasó nada...", recuerda Natalia, quien en 1937 tenía apenas 13 años.

Refugiados malagueños en la carretera Málaga-Almería

La masacre de la carretera Málaga-Almería (febrero 1937)

Refugiados volviendo a Málaga


La familia de Natalia, no obstante, no llegó nunca a Málaga. El ejército italiano los alcanzó antes. "La cuarta noche de travesía recuerdo que veíamos muchas luces detrás nuestra. Le pregunté a mi padre que qué era y me dijo que se trataría del alumbrado de alguna localidad. No era cierto. Se trataba de los tanques italianos. La gente se escondió en el monte. Desde los tanques disparaban con las ametralladoras a todo lo que se movía. Al día siguiente regresamos al camino, una mujer escondida en la cuneta había sido aplastada por los tanques. Ya no tenía sentido seguir adelante, los nacionales habían cortado la carretera de Motril", asegura.

La masacre de la carretera Málaga-Almería (febrero 1937)

La masacre de la carretera Málaga-Almería (febrero 1937)

No obstante, la peor parte del camino aun no había llegado para la familia de Natalia. A pesar de que ya no corrían el peligro de ser atacados por el ejército italiano, el camino de vuelta a casa dejó marcadas en su retina "lo peor que una persona puede ver".

"Por la carretera vimos muchos muertos: milicianos ahorcados; una familia entera (el padre miliciano, la madre y tres niños) con tiros en la cabeza; muchos prefirieron suicidarse y dar muerte a su familia antes de caer en manos de los nacionales. Cuando llegamos a Málaga a mucha gente la encerraron en un barco que había en el puerto, y a otros muchos los fusilaron", sentencia Natalia.

Hazen Size. Imagen cedida por Jesús Majada


Salvador Guzmán, de 85 años, sí consiguió llegar a Almería con su familia. Su padre, José Guzmán, era el primer teniente de alcalde del ayuntamiento de Coín (Málaga), gobernado por una coalición de PCE y PSOE. Su huida arrancó la madrugada del 7 de febrero. En un coche, "similar al Renault 4-L de los 60", la familia del alcalde de la ciudad y la suya emprendieron un largo camino con destino en Almería. En total, diez personas en un coche de 1937.

"Lo primero que se queda en mi retina sucedió nada más salir de Málaga. En un cruce, vi como un hombre le pegó un tiro en la sien a sus dos hijas, después a su mujer y, por último, a él mismo. Fueron los primeros muertos que vi en mi vida pero, desgraciadamente, no fueron los últimos", recuerda Salvador, que asegura que a lo largo de su travesía su vehículo fue objeto de los disparos de los buques del bando franquista el Cervera y el Canarias.

"Los primeros misiles los tiraron a nuestro coche porque pensarían que éramos tropa. Aquello era lo más cercano al infierno que he visto nunca. Conseguimos refugiarnos en un corte de la carretera. Entonces, vimos a unos paisanos de Coín que también huían. Les dijimos que no pasaran, pero no nos hicieron caso. Vimos como su coche reventaba en cientos de pedazos", asegura Salvador.



Cuatro días después, la familia de Salvador consiguió llegar a Almería. Por el camino quedaron cientos de víctimas. "Vimos como abrieron las compuertas de un pantano llevándose a muchísima gente por delante entre gritos de desesperación de sus familiares", recuerda. La llegada a la capital almeriense, no obstante, no puso fin al peligro.

La aviación italiana estaba esperando a los fugitivos. "Los aviones italianos vinieron todas las noches. Bombardeaban el centro de la ciudad donde había miles de refugiados", relata Salvador, que se encontraba refugiada en la casa de unos amigos de la familia. Las noches de bombardeos sobre la capital de Almería serían los últimos que la familia de Salvador pasara unida. Terminada la guerra su padre fue detenido, humillado públicamente y encarcelado. En 1947, fue fusilado.


El bombardeo sobre Almería fue recogido por el doctor canadiense, quien llegó a la ciudad tras cuatro días trasladando enfermos desde Málaga a la ciudad almeriense. "Cuando aquellas 50.000 personas exangües habían llegado al sitio que creían un abrigo seguro, los aeroplanos fascistas, alemanes e italianos, desataron sobre la población un nutrido bombardeo... arrojaron diez bombas en el centro mismo de la ciudad, en la calle principal de Almería, donde, amontonados en el pavimento, dormían exhaustos los refugiados. La calle parecía un degolladero, con los muertos y los agonizantes, alumbrado por las llamas de los edificios que ardían", escribe Norman Bethune en su cuaderno.

norman2

Marcha para conmemorar la huida por la carretera de Almería. | ELMUNDO.es


La dureza de la imagen y la crueldad del destino de los republicanos que huyeron de Málaga llevó a a Bethune, a los supervivientes y a los historiadores contactados por Públicoa pensar que la operación de los ejércitos del bando franquista se trataba de un plan organizado de exterminio. "¿Qué crimen habían cometido estos hombres de la ciudad para ser asesinados de modo tan sangriento?", se pregunta Bethune en la conclusión de sus escritos. "Su único crimen había sido el de votar por un Gobierno del pueblo; moderado paliativo contra la carga aplastante de siglos de codicia del capitalismo", concluye.



20130208141048-desbanda-la-rbol-042008-1-.jpg





Más:
www.malaga1937.es
www.memoriahistoricamalaga.org
www.foroporlamemoria
Febrero 1937: Memoria de una huida
Wikipedia
La Junta declara Lugar de Memoria el parque de Torre del Mar que recuerda a víctimas de la 'desbandá'
La Memoria Canal Sur
Cuando las Fosas tienen Mapa
Los ojos de los niños cuentan el drama adulto de la Guerra Civil
La batalla perdida de una familia para recuperar la casa que les quitó Queipo

















LA ZONA DE PADRES : El suicidio de Jordan Green

El suicidio de Jordan Green, un menor de doce años, conmocionó a los vecinos de North Yorkshire (Reino Unido), quienes no salían de su asombro por lo triste de la historia. 



Tras ser expulsado de la escuela, Jordan se dirigió a su casa y se ahorcó. Momentos antes de suicidarse, el pequeño habló con su madre y le deseó que tuviese una “bonita vida”.

En niño estaba pasando por una etapa problemática a causa de la separación de sus padres y la muerte de su abuela. Debido al comportamiento de Jordan, la escuela en la que estudiaba decidió expulsarlo. Horas más tarde, el menor se dirigió a su casa y se suicidó ahorcándose.



Como afirmaba el diario Daily Mail, Jordan habló con su madre por teléfono justo antes de quitarse la vida; “ten una bonita vida, tengo ganas de suicidarme”.

La madre del niño intentó llamar por teléfono pero el menor ya no contestó. La señora Green llegó a casa y al ver que no contestaba “pensé que no estaba y que estaría jugando con sus amigos”.

El colegial fue excluido permanentemente de la escuela secundaria Harrogate en el día de su muerte


Los médicos constataron que Jordan había muerto horas antes de que su cuerpo fuese hallado sin vida.

Los responsables de la escuela afirmaron que tomaron la medida de expulsar a Jordan por su bien, nunca pensaron que eso podría llegar a ocurrir.

Más:
La zona de Padres: BULLYING
Guerra a favor y en contra del colegio en el que estudiaba Diego, el niño de 11 años que se suicidó








ESPAÑA ME MATA : Justicia para Sonia



"Han condenado a mi hija a la más completa de las miserias y voy a llegar hasta el final para luchar por ella". 

Este es el desgarrador testimonio de Carmina Esteve, una madre valenciana que inició una colecta popular en Bétera (Valencia) para poder pagar los 7.000 euros que le exige el Ministerio de Justicia con la entrada en vigor de las nuevas tasas para poder defender en el Supremo la dignidad de su hija de 7 años.



Según explicó Carmina a 20 minutos, la pequeña Sonia nació con 16 malformaciones, la mayoría de ellas en la cara, las extremidades y el cerebro, y "muchas de ellas se podían haber detectado antes de la semana 20 del embarazo si se hubieran hecho bien todas las ecografías y pruebas obligatorias", comentó entre sollozos. 

Entre las anomalías, Sonia tiene el labio leporino, no tenía paladar ni encías, los dientes los tenía atravesados en la lengua y en las manos y pies solo tenía dos falanges.



El origen de estas malformaciones está en una enfermedad rara que padece, llamada Síndrome Orofaciodigital Tipo 1, con Variante Dandy Walker, que la convierte en un caso único en España
"Del tipo 1 que es el más extremo solo tenemos conocimiento de otro caso en Estados Unidos".

Ante esta situación, Carmina denunció a su ginecóloga para reclamarle una indemnización ya que en todo momento le aseguró que "la pequeña venía perfecta". 

De hecho, fue cuando nació y la vieron cuando se percataron de sus problemas y detectaron la enfermedad: 
"Los médicos nos dijeron que no me encariñara con ella porque no duraría más de 18 meses". Pero Sonia ya ha cumplido siete años "porque es una luchadora nata y una superviviente".



Hasta ahora, la justicia, a través de dos sentencias, no les ha dado la razón al entender, según Carmina, que "la enfermedad en sí no es detectable durante el embarazo". 

Sin embargo, lo que ella denuncia es que no se detectara "ni una sola de las 16 malformaciones cuando hay pruebas específicas para detectar alguna de ellas, como el labio leporino", comentó.

Además de no darles la razón, les han condenado en costas a pagar 65.000 euros. Eso unido a que Carmina tuvo que dejar su trabajo para atender a su hija les ha llevado a la ruina familiar: 
"Solo con el sueldo de mi marido no podíamos pagar la hipoteca porque además tenemos otro hijo mayor que quiere con locura a su hermana y nos hemos visto obligados a vivir en casa de mis padres".



Otro problema es que debido a los recortes en la ley de dependencia, Sonia, que tiene reconocida un 85% de discapacidad, ha pasado de tener una ayuda de 598 euros a cobrar 370 euros, algo "completamente insuficiente". Y es que, la niña no puede hablar, no se mantiene sentada y mucho menos de pie, no controla esfínteres, es incapaz de manejar objetos y sólo se alimenta de líquidos.

Sonia tiene solo 20 días para recaudar los 7.000 euros y poner el recurso en el Supremo: "Hasta ahora, gracias a la solidaridad de toda la ciudad de Bétera hemos logrado recaudar 4.000 euros, pero aún quedan 3.000 y hay poco tiempo", sentencia angustiada.

Cualquier interesado en ayudar a Carmina y a Sonia puede hacerlo a través de la página alojada en Facebook. 


Más:
Justicia para Sonia en Facebook
Justicia para Chantal
Diagnóstico de las malformaciones congénitas
LA ZONA EXTRAÑA : Ectrodactilia
Malformaciones detectables en el embarazo
Defensor del Paciente
La madre de Sonia recauda los 7000 euros
Fabián Valero, abogado impulsor de la recogida de más de 138.000 firmas en Internet contra las tasas









LA ZONA CEREBRO : El ojo "sonoro" de Neil Harbisson


Neil Harbisson, el artista que oye los colores gracias a un «ojo cibernético», aseguró que la sociedad tiene que empezar a ver la tecnología «como una creación humana, no como algo extraterrestre», y que en próximas décadas ésta dejará de ser una herramienta para usarse como parte del cuerpo.



«Es muy lógico utilizar la tecnología para enriquecernos a nosotros mismos. La cibernética nos puede ayudar a todos a percibir lo que no podemos percibir», dijo el que puede considerarse el primer «cyborg» u hombre cibernético del mundo, en una Conferencia en la Universidad de Granada.

Harbisson, que nació con acromatopsia, un problema visual que le impide ver los colores y que a los 20 años se implantó un ojo electrónico que «traduce» los colores a sonidos, considera que todos los humanos están en la necesidad de «extender» su experiencia sensorial y que, si se comparan con otras especies -con lo que por ejemplo oye y huele un perro-, las personas perciben «muy poco».



Este activista es además presidente de la Fundación Cyborg, una organización internacional que defiende que los seres humanos deben dejar de usar la tecnología como una herramienta e implantarse los dispositivos electrónicos en el cuerpo.



«En esta década vamos a dejar de usar la tecnología como una herramienta y la vamos a utilizar como parte del cuerpo», augura Harbisson, quien espera que poco a poco la gente se acostumbre a incorporar como propia esa tecnología, que ahora se usa habitualmente con las manos a través de botones o dispositivos táctiles.

Igual que se crea tecnología para elementos electrónicos como un coche, con sensores de movimiento, también estos avances, ejemplificó, podrían incorporarse directamente a las personas.





Por todo ello pronosticó que en este siglo la especie humana experimentará tres «mutaciones» básicas: habrá personas que utilicen elementos mecánicos, electrónicos y cibernéticos como parte de su cuerpo.

Harbisson relató su trayectoria en la Facultad de Psicología de Granada, en la que supone su única intervención en España dentro de su última gira mundial de conferencias, en una conferencia titulada «Diferentes formas de percibir el mundo: Percepción, Sinestesia y Ciborgismo».


Primer pasaporte de un ciborg

Con su implantación del ojo electrónico, las notas musicales son retransmitidas al cerebro a través del cráneo, de manera que Neil tiene la capacidad de «escuchar los colores». Inicialmente no sabía interpretar la realidad coloreada del mundo que el dispositivo le enviaba en forma de sonidos pero, con el paso del tiempo, aprendió a percibirla y ahora «escucha» esos colores y, de hecho, ha logrado incluso «soñar en color».

«Con el uso constante del software en el cuerpo, unir el cerebro y ese programa, he creado un nuevo sentido para mí en mi mente", relató el artista, a quien en 2004 el Gobierno británico prohibió renovar su pasaporte porque, según las normas vigentes, no se permitía aparecer en la fotografía de este documento con aparatos electrónicos en la cabeza.




Neil03

Harbisson alegó que, tras su operación, se había convertido en un «cyborg», y que su «eyeborg» u ojo electrónico debía ser considerado como parte de su cuerpo y de su imagen, por lo que finalmente, la justicia británica le dio la razón, convirtiéndose así en el primer «cyborg» reconocido oficialmente por un Gobierno.

Según la Universidad de Granada, su caso ha sido estudiado en profundidad por expertos de todo el mundo en sinestesia, un fenómeno cognitivo que consiste en «mezclar» los cinco sentidos y que permite a las personas ver los sonidos escuchar los colores o percibir sensaciones gustativas al tocar un objeto.



Más: 
Jornadas “Diferentes formas de percibir el mundo: Percepción, Sinestesia y Ciborgismo” para Descargar
www.xipmulticolor.com
Neil Harbisson en FACEBOOK