LA ZONA PÚBLICA : La fatiga del almirante

Sigue habiendo algo que se nos escapa para tener una explicación completa, redonda y cabal del vertiginoso adiós de José Antonio Griñán al cargo de presidente de la Junta de Andalucía. Puede que lo que se nos escape sea algo menor, irrelevante en apariencia, pero esa pieza intrascendente se parecería mucho al abrelatas de bolsillo que el excursionista ha olvidado en casa y sin el cual no podrá abrir ninguna de las sabrosas conservas enlatadas que iban a ser su merienda. 


¿Cuál es el abrelatas olvidado en el relato que el presidente hace de su renuncia? Sostengo que es el cansancio político y personal. Sólo esa variable permite explicar todas las demás; sin ella no podemos abrir las latas donde nos esperan los manjares de esta crisis política y muy en particular el manjar de los ERE.

Griñán se va, asegura, para que el caso de los ERE no siga erosionando la imagen de Andalucía y de la Administración socialista, pero lo cierto es que la venda de su dimisión no es la adecuada para cubrir la herida de los ERE. Los socialistas andaluces seguirán sangrando durante mucho tiempo por esa herida, independientemente de que ya no estén en el Gobierno ni Griñán ni los consejeros que hayan podido tener alguna relación, siquiera colateral, con el caso.

Y tampoco el argumento de los problemas familiares es suficiente como tal. Lo llamativo en el caso de Griñán es que él mismo haya permitido que se airee ese argumento: es llamativo porque un general en jefe no tiene vida familiar ni vida privada. Es uno de los precios que paga por serlo. Hasta ahora, el secretario general de la primera agrupación socialista de España no podía permitirse el lujo de poner sus problemas personales por encima o a la par de los problemas políticos. En ese sentido podría decirse de Griñán que, al dimitir, se ha comportado como un buen padre de familia pero como un mal secretario general.

José Antonio Griñan charla con Susana Díaz.EFE

RECICLAR EL CANSANCIO

Se diría que las razones primeras y originales de Griñán son estrictamente personales pero el presidente ha sabido convertirlas en razones políticas. Dicho de otra forma: es verdad que el caso de los ERE es un problema político de primer orden y es verdad también que el Partido Socialista necesitaba una renovación política y generacional a fondo, pero el presidente no se ha ido para solucionar lo primero e impulsar lo segundo, sino que se ha ido porque estaba cansado personalmente de ser quien era y cansado políticamente de hacer lo que hacía, si bien, muy oportunamente, ha reciclado ese cansancio vital para fabricar con él una estrategia política. Una estrategia que, además y con un poco de suerte, puede funcionar.

Es como si los ERE y la renovación del partido fueran los ropajes políticos con los que Griñán ha vestido una decisión que inicialmente y en origen no era de naturaleza política sino personal. El presidente tiene derecho, además, a hacer uso de esos ropajes. Y no solo derecho: tiene el deber de hacer uso de ellos. Un general, un almirante no puede marcharse a casa diciéndoles a sus hombres que lo hace porque está extenuado y no puede más. Los almirantes, al contrario que los padres de familia, no tienen derecho al cansancio. Un general tiene que decir a sus hombres que se va porque es lo mejor para la causa, que no les quepa duda: el relevo lo tomará alguien más joven, sin los vicios ni manías de un viejo guerrero como él, y por otra parte el enemigo quedará desconcertado por esa inesperada renuncia, lo que a su vez lo obligará preguntarse si no debería imitarlo y hacer lo mismo.


PLANES CON FECHA DE CADUCIDAD

¿Dónde van a fallar los planes de Griñán? Desde luego, lo importante para su partido y para los ciudadanos andaluces es que no fallen en relación a su sucesora Susana Díaz. Pero donde muy probablemente van a fallar es en lo referente al propio futuro de Griñán, que, en contra de lo que ha venido proclamando, no podrá seguir siendo durante mucho tiempo ni secretario general del PSOE andaluz ni presidente federal del partido. Tal vez él sospeche que las cosas serán así, pero prefiere no confesárselo a sí mismo. Si su imputación por el caso de los ERE se produce finalmente, ello lo dejaría inhabilitado para cualquiera de los dos cargos. Es más: el hecho de que tal imputación pueda producirse ya es un lastre político de primer orden, un lastre cuya relevancia ha puesto de manifiesto el mismo presidente al incluir esa posibilidad de imputación entre las causas principales de su renuncia a la Presidencia de la Junta.


No es improbable, pues, que en un futuro no lejano José Antonio Griñán tenga mucho más tiempo libre del que él había previsto. Y tampoco es improbable que, en contra incluso de sus propios temores, esa imprevista descarga de toda responsabilidad  institucional y orgánica acabe siendo para él una verdadera bendición: la bendición que durante tanto tiempo estuvo buscando quizá sin él mismo saberlo.

TEXTO ANTONIO AVENDAÑO / 27 Ago 2013






Durante el impasse de Gobierno, tras las elecciones generales celebradas en España el 20 de diciembre de 2015, Fernando Rodríguez Villalobos, presidente de la Diputación Provincial de Sevilla y presidente del PSOE de Sevilla, hacía unas declaraciones que venían a poner de manifiesto, la realidad en España, en cuanto al papel que sus principales fuerzas políticas han desempeñado a lo largo de su historia.  







Más:
José Antonio Griñán Facebook
Los documentos que Alaya ha pedido para investigar al Parlamento andaluz están en Internet
El Supremo abre una investigación contra Chaves y Griñán por prevaricación y malversación en el caso de los ERE
Una gran bronca inaugura la legislatura de Andalucía
El ex interventor de la Junta: las declaraciones de Chaves y Griñán son 'un cúmulo de invenciones'
El juez del Supremo ve 'contradicciones graves' en los peritos que exculpan a Griñán
Suplicatorio del procedimiento judicial contra Manuel Chaves, José Antonio Viera y Gaspar Zarrias. PDF.
Texto de la Causa. PDF.
El Supremo ve indicios de delito contra Chaves y Griñán por los ERE
El Supremo considera 'absurdas' las coartadas de Chaves y Griñán
Trece cargos y funcionarios de la Junta detenidos por el escándalo de la mina de Aznalcóllar
Prevaricación administrativa imposible. Javier Pérez Royo
Bolaños reclama las agendas oficiales de Chaves y Griñán desde el año 2000.
Susana Díaz borra 20 años de historia de Andalucía por la corrupción
El dictamen de la formación responsabiliza a Chaves y Griñán





LA ZONA ANIMAL : El misterioso Felino de Berja

Tras nueve días de rastreo el “gran felino negro” de Berja seguía sin aparecer. El propio coordinador de la búsqueda, Jacinto Navarro, se mostraba “sorprendido” de la falta de resultados. Todo ello “a pesar de los numerosos testigos que decían haber visto al enigmático animal. Ni las jaulas-trampa ni las cámaras con sensores de movimientos habían conseguido dar caza a la ya conocida como Pantera de Berja. Tampoco dio resultado el apoyo prestado por un helicóptero que, de forma puntual, colaboró en la búsqueda.


“La verdad es que no hay nada de nada. hay muchos testigos, el dispositivo sigue, pero no hay resultados”, lo que podría derivar en que, “si esto sigue así, seguramente muy pronto nos replantearemos la búsqueda”, sentenció Navarro.

De suspenderse la búsqueda, y si el animal no termina apareciendo, este caso, según Andalucesdiario.es, pasaría a engrosar la larga lista de extraños felinos que son avistados en todo el mundo pero que nunca son encontrados. Son los que se conocen en Reino Unido como los ABC: Aliens Big Cats, extraños grandes gatos, en su traducción al español.

Dos ciclistas que transitaban en la tarde del martes, 27 de agosto, por el entorno del parque periurbano de Castala, en Berja (Almería), informaron del avistamiento del “gran felino negro” para cuya captura vivo permanecía activo desde el lunes 18 de agosto un dispositivo integrado por efectivos del Servicio de Protección a la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil y agentes de Medio Ambiente.


Así lo indicó el alcalde de Berja, Antonio Torres, quien avanzaba que desde el Ayuntamiento virgitano, en coordinación con el puesto de mando, habían decidido contactar y pedir asesoramiento a un profesional “especialista” en este tipo de fauna para que orientara en el rastreo del animal que, por el momento, se había mostrado esquivo a las cámaras de paso que se habían instalado para captar una instantánea que permitiera su plena identificación.

Torres indicaba que los dos ciclistas habían detallado que el gran felino negro “se había cruzado a su paso” cuando transitaban por un paraje natural del entorno de Castala, “en el mismo punto en el que fue visto anteriormente por dos agricultores, quienes circulaban en tractor y a los que se les puso al lado”.


Si bien las cámaras de paso habilitadas junto a las jaulas-trampa con cebo como reclamo y en las inmediaciones de fuentes naturales de agua no habían conseguido captar la imagen del animal, el regidor revelaba que ya se había logrado obtener “huellas que indicaban que, si bien no es una pantera, podría tratarse de un jaguar o un felino de similares características”. Aunque realmente un jaguar de color negro es lo que se conoce por una Pantera. Es decir, ambos animales son lo mismo pero solo cambia el color de su pelaje.

Torres declinó, no obstante, ofrecer detalles acerca de la identidad del profesional especialista con quien se había contactado para la captura y cómo se iba a desarrollar el trabajo a partir de su incorporación al dispositivo. “Así nos lo ha pedido y necesitamos su ayuda, que nos oriente, porque parece que estamos dando palos de ciego”, según subrayaba.

La Consejería de Agricultura, Pesca y Medio Ambiente de la Junta de Andalucía incrementó los medios humanos y técnicos integrados en el operativo. Durante esa madrugada entraron en las trampas un gato doméstico y un zorro común, que fue soltado en plena Sierra de Gádor.


En concreto, en el parque de Castala, donde hacía dos semanas un vecino dijo haber avistado un gran felino negro que parecía una pantera, se habían instalado dos jaulas más con carne como reclamo y tres cámaras de paso en la zona. Estas cámaras, instaladas a petición de Protección Civil de Berja y del Ayuntamiento del municipio del Poniente almeriense, son IP y están dotadas de antena wi-fi que direcciona las imágenes captadas a un servidor web ubicado a 500 metros de distancia.


El dispositivo audiovisual, que se activa ante el movimiento, permite, asimismo, la toma de imágenes con baja luminosidad. Las jaulas-trampa permanecen colocadas en zonas estratégicas, cerca de las fuentes de agua diseminadas por el paraje natural. Si el felino entra en alguna de las jaulas, los agentes utilizarán un rifle anestésico para dormirlo y trasladarlo posteriormente a un zoológico de Tabernas, cuyos propietarios habían ofrecido colaboración para acogerlo.

Los técnicos de la Consejería de Agricultura, Pesca y Medio Ambiente instalaron la primera de las jaula de grandes dimensiones con carne como reclamo para capturar con vida al felino de color negro en este parque periurbano que, paralelamente fue cerrado al público por orden del Ayuntamiento para garantizar la seguridad de los ciudadanos.



Según indicó en su momento el alcalde de Berja, el primer avistamiento del animal se produjo hacía dos semanas por parte de un vecino que caminaba por la zona si bien, ante el temor de que se le tomara “por loco”, no puso el hecho en conocimiento de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad hasta el día 20.

Más:








LA ZONA PÚBLICA : Carta a Federíco García Lorca

Queridísimo Federico:

No sé por dónde empezar. Se me atropellan las ideas por todo lo que quiero decir.  Confieso que te quiero como si fueses de la familia. Poco a poco fuiste colándote por nuestra casa, por las baldas de nuestra biblioteca y, lo más importante, por nuestra mente. Hasta el punto de que cuando estamos de bajón decimos “vamos a ver a Federico”. Y ahí que nos plantamos, en tu casa de Fuente Vaqueros o en la Huerta de San Vicente y, oye, ¡venimos como nuevas!


El otro día, mi amigo José Luis dijo: “destruyeron a Lorca, y nos mataron a todos un poco”. Tiene tantísima razón. Recuerdo, como si lo viviese ahora, cuando mi profesora Juanibel explicó tu asesinato. Yo la miraba, y no había justificación para ese horrible crimen. Y, desde entonces, me sentí menos viva. La vida era mejor contigo, Federico.

Si vieses el país que tenemos… Te daría un susto morrocotudo, como el que te pegó aquel San Benito abad en Burgos. Por ponerte un ejemplo. Tú, que mencionabas como lema de la República la palabra “Cultura”,  como manera de resolver los problemas de “un pueblo lleno de fe, pero falto de luz”. Tú, que reclamabas en los años 30 que las bibliotecas eran una “voz contra la ignorancia, una luz perenne contra la obscuridad”… Ahora, en pleno 2013, nos dicen que las bibliotecas no son rentables porque no dan dinero. ¡Federico! 


El conocimiento, el goce, el disfrute, el viaje imaginario, la creación de conciencia…todo eso no cuenta ahora. Tú, que firmaste el manifiesto de Los intelectuales de Mundo Obrero, debes saber que los oprimidos siguen siendo los mismos. Que los privilegios siguen en las mismas manos y con el mismo poder. 

Artistas republicanos posan en el Reformatorio de Adultos de Alicante durante su reclusión tras la Guerra Civil.EFe

Cuando, hablando en socialismo puro y de revolución, dijiste que “el día que el hambre desaparezca, va a producirse en el mundo la explosión más grande que conoció la humanidad” debes saber que, incluso hoy, existen niños en tu país que no pueden llevarse un trozo de pan a la boca. Y si supieses la que hay con Cataluña, y eso que tú escribiste aquella vez “Visca Cataluyna lliure!”. Aquí todo sigue igual de arcaico y putrefacto. O más. Por cierto, que visité tu Cadaqués, con su azul y sus pececillos de plata que saludan aún a la luna.

¡Ay, Federico! Tengo que decirte que en tu casa de Fuente Vaqueros vimos todo, hasta tu taca-taca… ¡cómo podías andar con eso! Aún está la vajilla de tu madre. Y aquel túnel pequeñín por donde pasabas a la cocina. No te lo vas a creer, pero este año restauraron tu piano. Y volvieron a tocarlo el día de tu cumpleaños ¡con música de Falla! Cuántas velas te quedaron por soplar…


Tu Huerta de San Vicente sigue con su olor a jazmín y dama de noche, y en Reyes nacen esas florecillas blancas que te gustaban. Estuve en tu salón, donde escuchaste las últimas noticias antes de que te buscaran; y donde este año vimos tu portal de Belén. Que sí, con las mismas piezas. Y subimos a tu dormitorio. Con su balconcillo. 

Con tu camita y esa mesa donde escribiste sobre Mariana, Bernarda o Yerma. Y también hay un cartel de tu Barraca. Por cierto, en la casa de Fuente Vaqueros nos ponen un vídeo donde interpretabas a la Sombra en La vida es sueño. Y tu viaje a Argentina, con tu magnífica y contagiosa sonrisa.

También vamos a la zona donde supuestamente te asesinaron esos cobardes. Porque ni siquiera fueron valientes de confesar dónde y cómo lo hicieron. Después de aquella carretera serpenteada. Guardo siempre conmigo una hoja de ese olivo…Y cuando estoy allí me da escalofrío recordar el vaticinio de tus versos en Poeta en Nueva York

Cuando se hundieron las formas puras
bajo el cri cri de las margaritas
comprendí que me había asesinado.
Recorrieron los cafés y los cementerios y las iglesias.
Abrieron los toneles y los armarios.
Destrozaron tres esqueletos para arrancar sus dientes de oro.
Ya no me encontraron.
¿No me encontraron?
No. No me encontraron

No te encontraron. Y tu muerte quedó un tiempo en una burbuja de silencio absoluto, como el que imponía Bernarda. Pero que sepas que no te olvidamos. Machado, Celaya, Cernuda, Hernández o Alberti te recitaron. Incluso, cuando tu nombre pasó a ser impronunciable y oculto, en 1976 el pueblo te hizo un homenaje. 

Te llevaron al cine Bardem, Saura, Távora, Ruiz Barrachina… Hipnotizaste con tu obra a un británico y a un irlandés, Gerald Brenan e Ian Gibson. Te hubiese encantado conocer a Ian… es más salao que las pesetas. Pero también el escritor (y paisano) Luís García Montero o el periodista Jesús Vigorra te dedicaron parte de su vida. 



El actor Juan Diego Botto, cuando termina sus obras de teatro, te menciona. Hace poco leí a Cristina Fallarás describiendo lo que sintió cuando leyó tu Romancero gitano. Y el director de cine Benito Zambrano explicaba que creaste una forma de sentir que compartimos. Donde una alegría se goza al máximo y, al rato, podemos experimentar la más profunda de las penas.

Federico… Con lo que te gustaba el flamenco, ¡si hubieses visto el espectáculo que te dedican cada año en Graná! ¡En los mismísimos jardines del Generalife! ¡Se te irían los piececillos al compás! Si escucharas La Aurora de Nueva York por Morente, o a Camarón con La leyenda del tiempo… El año pasado hicieron un espectáculo dedicado a tu Ignacio Sánchez Mejías. Y recrearon tu muerte en el escenario. Y ahí saliste. Con tu trajecito celeste. Tu pajarita. Y cuando caíste fusilado en el suelo, alguien en el escenario gritó: “Federicooooooo!”… Y resonó en todo el cielo de Granada… Ya nadie respondía. Qué angustia. A veces me pregunto, con el miedo que tenías a la muerte, qué idea o frase se te pasaría por la cabeza antes del disparo… qué verso, qué imagen.


Tengo que darte las gracias por tantas cosas. Por hacerme escribir y dibujar. Por enseñarme a escuchar a los chopos. A ver el mundo con tus ojos, y comprender que las ramas de los olivos cuando se mecen son abanicos; o que unos ojos azules “sin mirarlos dan la muerte / con el puñal azul de su recuerdo”. Saber que el embarazo es algo parecido a cuando sostengo un pajarillo vivo en mis manos. Pero también que no hay etnias superiores, sino conciencia humana. 

Que la riqueza se halla en la amistad, en una charla, en un libro o en una mirada que lo diga todo. Yo también he atravesado hace poco una de esas crisis profundas en las que terminas no creyendo en nadie, cuando las amistades en las que te sostenías como columnas de mármol te fallan. Cómo duele… Y también aprendí que, si alguien me rechaza, huya como un patito asustado o tiemble como un caballito de mar.



Contigo supe que nuestro lugar está siempre con los marginados y perseguidos. Que también somos gitanos y árabes. Y me haces sentir orgullo de ser andaluza y requeteandaluza. Por eso me gusta regalar tus libros a mis amigos David o Imma. Que estés en el pasaje de Chinitas de tu Málaga o entre el bosque de la Alhambra. Y me gusta recordarte en la estación de Atocha, donde perdiste tu sonrisa antes de partir a Granada. O que por tu obra me regales una amiga como Lara.

También aprendí a perder el miedo. A vivir con alegría, como un deber. A que hay que volar como los pájaros, arriesgándose, sin alas de repuesto. Aunque a veces creo que, al igual que había mil Federicos planchados, también hay mil Anas planchadas esperando a inflarse de gas para abandonar el interior postizo. Y me gusta llorar, como decías, “porque me da la gana, como lloran los niños del último banco”.


Federico, primor de mis primores… Tengo que irme. Te seguiré leyendo y releyendo porque das luz a mis días oscuros. Y calmas mi dolor. Por recomponerme cuando casi ni existo. Eres de esas personas que hacen que la vida valga la pena. Aunque te hayan cubierto de tierra, por muchos metros o kilómetros de profundidad que pusieran, tus ideas, tu prosa y tus versos brotan por encima.  Todavía hay gente que calla tu vida.  Hay quienes silencian tu muerte. Aquí, otros, gritaremos y recordaremos tu nombre. Tranquilo… mereció la pena todo lo que hiciste. Pediremos justicia. Y memoria. Por ti y los que están contigo.

Federico… que te quiero… a raudales.
Que la tierra te sea leve.
Un ramillete de besos y millones de abrazos de tus

Lorquistas

PD: Acabo este texto en la Huerta de San Vicente. Si cierro los ojos, casi te escucho al piano cantando ¡Anda jaleo! Hace calor. (Con este sol te habrías puesto moreno como te gustaba… negro negrito de Angola). Ahora vuelve el silencio. ¡Espera! Que acaba de llegar un gorrioncillo. Da pequeños saltitos hacia tu puerta verde. Se gira y me mira.  Me gusta pensar que eres tú, Federico… Te echamos de menos. Terriblemente de menos.




Más:


LA ZONA REAL : El origen español de sus Coronas


Todo comenzó cuando aún mandaban los romanos en Hispania. El general Constantiniano Gerontius, árbitro de la Península pero enfrentado al usurpador Constantino III y enemistado con la aristocracia hispanorromana, se propuso conquistar la provincia y llamó en su ayuda a las tribus bárbaras que habían llegado hasta la Aquitania. Así fue como sucesivas oleadas de suevos, vándalos, alanos y visigodos entraron en Hispania, codiciando desde el primer momento sus fértiles tierras.



A Gerontius lo asesinaron sus propios secuaces y Honorio, el augusto del momento en Roma, consiguió conservar sólo, y por poco tiempo, la Tarraconense. Desde el año 411 la antigua Iberia fue tierra de nadie y campo de batalla entre suevos (Galicia), vándalos (Bética) y alanos (cuencas del Duero y el Tajo).Tras varias décadas de guerras, los visigodos se lucieron con el poder. Para sobrevivir, los hispanorromanos pactaron con los nuevos señores, a través de un feudo o juramento que rendía sumisión a cambio de ser protegidos y que dio origen al feudalismo.

Alarico no puede ser considerado, en rigor, el primer rey visigodo de Hispania, porque apenas estuvo en la Península y murió en 412 cuando se disponía a conquistar Sicilia. Le sucedió su cuñado Ataúlfo, el apuesto galán que raptó a Gala Placidia, hija del emperador, para llevarla como esposa a Barcelona

Al final fue asesinado tres años después por Sigerico, jefe del Clan contrario, que hizo matar a los seis hijos de Ataúlfo pero no pudo evitar su propia muerte a manos de sus vasallos el mismo año de su coronación. Comenzaba la tradición violenta de la dinastía, el llamado "morbo gótico", una afición desmedida por liquidar al coronado arrebatándole la vida.

Los cronistas de la época dicen que Walia, cuarto rey, resultó buen gobernante y mejor soldado. Consiguió pactar con Honorio, a condición de hacer la guerra a suevos, vándalos y. alanos. 



El sucesor Teodorico (418-45 l) fue el primer monarca "estable": llegó a reinar 33 años. Como hijo de Alarico, trató de establecer la sucesión hereditaria al trono, aumentó su territorio en Hispania y Galia y tomó parte en la liga que vendó a Atila en los Campos Cataláunicos, donde murió. 

Heredó la corona su hijo mayor Turismundo, que fue asesinado por su hermano Teodorico II, monarca que alcanzó tal poder que se permitió poner en el trono imperial de Occidente a su protegido Avito. Tras 13 años de reinado, fue asesinado por un tercer hermano. Eurico (466-484) fue un monarca batallador que combatió a los francos pero tuvo tiempo para recopilar antiguas leyes y crear otras nuevas en un código que tomó su nombre y dio estructura jurídica al nuevo Estado germano.

Eurico murió en Arlés en 484. En sus 22 años de reinado, su hijo Alarico II se ocupó de seguir la tarea legislativa de su padre. Pero los francos codiciaban las tierras visigodas entre los Pirineos y el Ródano y el rey Clovis le declaró la guerra. El propio Clovis mató con sus manos a Alarico II en 507, fecha a partir de la cual llegó la gran oleada de visigodos que huían de las Galias



La derrota supuso el declive de Tolosa como capital y el aislamiento del reino de Hispania. Con el apoyo del ostrogodo Teodorico, reinó primero Gesaleico (507-11), hijo de Eurico, luego Amalarico (5 11-3l), hermano suyo, y finalmente Teudis (531-48), por elección de los nobles. A la prudencia de éste le sucedió la violencia arbitraria de Teudiselo, quien atraído por los hombres no reparaba en medios para conseguirlos, incluido el asesinato de sus celosas esposas. Murió en Sevilla, cuando celebraba un banquete, a manos de un grupo de rencorosos favoritos.



La anarquía se instaló en el poder y el caos fue aprovechado por los Bizantinos, que se instalaron en Levante, movidos por al afán de Justiniano por recuperar las antiguas tierras del Imperio. Fueron 20 años de pugnas sangrientas entre las facciones del inicuo rey Agila y el fiero Atanagildo. Finalmente el segundo asesino al primero, ciñó la corona y tuvo el acierto político de trasladar la capital a Toledo.

A su muerte subió al trono Liuva, que se casó con su viuda y volvió a trasladar la capital allende los Pirineos, en Narbona. Los visigodos españoles se rebelaron y Liuva envió a su hermano Leovigildo para someterlos. Éste, sin embargo, hizo causa común con sus compatriotas, renunció a los territorios Galos y reclamó el trono hispano.



Leovigildo habria de ser el gran monarca que unificó la Patria Goda, Spania toda. Le sucedió su hijo Recaredo. Tras los brillantes reinados de su padre y de su abuelo, reinó Luava II, aunque a los dos años fue eliminado por un golpe de estado encabezado por Viterico, quien empezó una nueva etapa de inestabilidad. Aquel general que se proclamó vigesimo primer rey de la dinastía, fracasó en su gobierno de 13 años y en un suntuoso banquete fue asaltado, su cuerpo arrastrado por Toledo y arrojado a una inmunda cloaca. La sucesión hereditaria soñada por Leovigildo no conseguía asentarse.



Los nobles eligieron a Gundemaro (610-612), un monarca de transición que murió en su lecho. Le sucedió Sisebuto, hombre de gran cultura que mantuvo una estrecha amistad con San Isidoro y combatió a los bizantinos. También consiguió que no le asesinaran y que le sucediera su hijo Recaredo II, quien murió, al parecer, por causas naturales. En 621 fue elegido Suintila, un general victorioso que perdió el juicio al ver morir a su heredero en una batalla. 

Su esposa Theodora tomó las riendas del poder pero no demostró talento más que para yacer con los hombres que le gustaban y luego asesinarles.

Un noble poderoso, Sisenando, apoyado por el rey franco Dagoberto, depuso a Suintila y reinó cinco años. Con Chintila (636 - 3 9) volvió la paz, pero tras su muerte prematura la corona recayó en su hijo Tulga, un joven débil que fue depuesto por una conjura nobiliaria, que lo envió a un monasterio. La corona, que definitivamente era electiva, no admitía clérigos. Para llegar a rey, el aspirante debía ser varón, de etnia goda y estirpe noble.

Los nobles eligieron a Chindasvinto (642-53), que reforzó la autoridad real. Como empezó a reinar con 80 años, asoció al trono a su hijo Recesvinto.



Chindasvinto gobernó cinco años, fue tirano y violento. Recesvinto, sin embargo, demostró ser un rey moderado y complaciente con la aristocracia, pero no pudo evitar las luchas entre el Clan político-familiar de su padre y el de Wamba, que a partir de entonces se turnaron en el trono. En 672 los magnates palatinos eligieron a Wamba. Tras ocho años de desgobierno fue depuesto por el conde Ervigio.

Los 50 años restantes fueron una lenta agonía. Las malas cosechas y la hambruna en tiempo de Ervigio y la peste que asoló el reinado de Égica, yerno del anterior, debilitaron a una población diezmada y desmoralizada. En 702 subió al trono su hijo Witiza, personaje turbulento y misterioso que murió antes de los 30 años sin poder dejar la corona a ninguno de sus hijos que eran aun niños. 

El Senado eligió a Rodrigo. El clan de Witiza pareció reconocer la designación, pero el mismo año de la coronación, a través del enigmático Don Julián, entraron en tratos con los musulmanes para hacerle la guerra. En la batalla de Guadalete, Don Rodrigo perdió más que su propia vida. Con él pereció la monarquía visigoda. La dinastía, a pesar de los continuos sobresaltos, había durado 300 años.

Más:
Motamid, último rey de Sevilla
El primer Monarca José I Bonaparte
Reyes de España
Árbol Genealógico de Los Reyes de España y de los Reyes Católicos
El primer rey Borbón
UN YERNO "Real"
ECOS DE LA PATRIA GODA. EL ORIGEN DE DOS NACIONES
Abdicación rey Juan Carlos
Las cenizas del 23F