LA ZONA HISTÓRICA : El Tesoro recuperado de Saddle Ridge

Una pareja Californiana disfrutaría de su buena suerte después de hallar un Tesoro en monedas de Oro cuyo valor podría ascender a 10 millones de dólares, enterradas en su propiedad al norte de California.



Se cree que el descubrimiento ocurrido en la región de Gold Country es el más grande en su clase en la historia de Estados Unidos, según David Hall, cofundador de Professional Coin Grading Service, que autenticó el hallazgo.

"Es una gran historia. Estas personas estaban caminando por su propiedad al norte de California, notaron algo, empezaron a cavar y encontraron las latas llenas de monedas de oro", dijo Hall.

Las monedas fueron desenterradas en febrero de 2013 por la pareja, quienes permanecieron en el anonimato.

Estaban paseando a su perro cuando vieron algo brillante en el suelo. Excavaron y encontraron ocho latas de metal con más de 1,400 monedas de oro.

David Hall




"Alguien las podría haber enterrado y quizá murió antes de decirle a otra persona dónde estaban", dijo Hall. "Lo creas o no, sé de casos en los que las personas olvidaron que tenían algo, se mudaron o algo parecido... Podría haber sido un robo... ¿Quién sabe?"

El tesoro se conoce como el Saddle Ridge Hoard, porque fue descubierto cerca de una colina llamada Saddle Ridge.


En su esfuerzo por permanecer en el anonimato, la pareja no dijo exactamente dónde halló su fortuna.

Las monedas, en denominaciones de cinco, 10 y 20 dólares, datan de 1847 a 1894. La mayoría fueron acuñadas en San Francisco.

En total, tienen un valor nominal de más o menos 27,000 dólares, pero los expertos creen que podrían generar 10 millones o más.


Walter N. Dimmick fue acusado de malversación en la Casa de la Moneda de San Francisco en 1900. Más.




Aproximadamente el 90% de las monedas irían a Collectibles de Amazon.com, según Don Kagin, de Kagin's Inc., quien asesoraba a los propietarios anónimos.

Los coleccionistas pueden apreciar algunas de las monedas en el National Money Show de 2014 en Atlanta, organizado por Numismatic Association.

"A diferencia de otros valores y tesoros, este incluye una gran variedad de monedas que datan de distintos años, y muchas de ellas aún están en condiciones impecables", dijo Kagin en una declaración.


"Y agrégale a eso la maravillosa historia de interés humano: esta familia literalmente encontró la olla de oro al final del arco iris".

LA ZONA G8 : La España más "rica"

Las 20 personas más ricas en España poseen una fortuna similar a los ingresos del 20 por ciento de la población más pobre, explica Intermón Oxfam en un informe en el que denuncia que las élites económicas "están secuestrando el poder político para manipular las reglas del juego económico". Intermón publica este informe con un conjunto de recomendaciones a los líderes del Foro Económico Mundial, que se reunieron en la ciudad suiza de Davos del 22 hasta el 25 de enero de 2014, a los que recordaba que tenían el poder de acabar con las desigualdades sociales. 



Entre las propuestas, pedía que los países se comprometan a no utilizar paraísos fiscales para evadir impuestos, que no se utilice la riqueza económica para obtener favores políticos, que las inversiones sean públicas y que se destine la recaudación fiscal para proporcionar a los ciudadanos sanidad, educación y protección sociales universales



"La crisis económica, financiera, política y social que padece España tiene buena parte de su origen precisamente en esas dinámicas perniciosas donde el interés público y los procesos democráticos han sido secuestrados por los intereses de una minoría", explicaba el director de Intermón Oxfam, José María Vera



El informe destaca que este foro mundial ha identificado la creciente disparidad de ingresos como el segundo riesgo más importante a nivel mundial, ya que estima que "está socavando la estabilidad social y atenta contra la seguridad a escala global". 


Juan Roig Alfonso, el 2º más acaudalado de España y dueño de Mercadona.

Y es que cerca de la mitad de la riqueza mundial está en manos del uno por ciento de la población, que posee en conjunto unos 110 billones de dólares (81 billones de euros). El informe Gobernar para las élites: secuestro democrático y desigualdad económica concluye que la concentración del 46 por ciento de la riqueza en manos de una minoría supone un nivel de desigualdad "sin precedentes", que amenaza con "perpetuar las diferencias entre ricos y pobres hasta hacerlas irreversibles". 



El documento de Oxfam destaca que la mitad más pobre de la población mundial posee la misma riqueza que las 85 personas más ricas del mundo. La organización humanitaria calcula además que hay 18,5 billones de dólares (13,6 billones de euros) no registrados y en terceros países de baja tributación, por lo que en realidad la concentración de riqueza es mucho mayor. 

Según sus datos, 210 personas se incorporaron en 2013 al club de los multimillonarios cuya fortuna supera los mil millones de dólares, formado por 1.426 personas que concentran una riqueza de 5,4 billones de dólares (casi 4 billones de euros). 

"No podemos pretender ganar la lucha contra la pobreza sin abordar la desigualdad; esta creciente lacra está creando un círculo vicioso en el que la riqueza y el poder están cada vez más concentrados en manos de unos pocos, dejando al resto de la ciudadanía las migajas", añade el responsable de la organización. El informe explica que "el caso de España es especialmente preocupante" por el efecto de la crisis financiera y de las políticas que se han adoptado, "que han castigado de manera especial a las clases medias y a las personas más desfavorecidas". 

"Que no se haya hecho recaer el esfuerzo económico para encarar la crisis en quienes tienen más recursos, junto con la impunidad con que se ha tratado a los responsables de la debacle financiera, y la falta de una actuación clara y contundente contra una corrupción cuyas evidencias se multiplican día a día, inocula una tensión insoportable en la sociedad", señala. 


La mayor parte de los líderes económicos reunidos en el Foro Económico Mundial de Davos en 2009, abandonaron su tradicional postura neoliberal para pedir la urgente intervención del Estado, especialmente en las economías avanzadas. Los expertos, consideraron que era necesaria la intervención estatal para estabilizar el sistema financiero y las economías, y contribuir a restaurar la confianza. Al mismo tiempo, se requería de una coordinación política global a la hora de establecer estímulos fiscales para que estos tuvieran efecto. Más.

Por ello, Intermón Oxfam plantea que es urgente "tomar medidas claras para reducir la desigualdad, acabar con la riqueza y la pobreza extremas y promover los mecanismos que previenen que los intereses de las élites económicas y financieras sean los que marquen la agenda política, en detrimento de los intereses de la mayoría de la población. 

Para fortalecer la calidad democrática en España propone recuperar el Congreso de los Diputados como espacio de diálogo y de rendición de cuentas de los parlamentarios con la ciudadanía, fomentar una democracia participativa, promover un sector financiero transparente y combatir de manera inflexible la corrupción.

Foro Económico Mundial (FEM) fue creado en 1971 para “contribuir en la resolución de los problemas de nuestra época” en lo económico y social del mundo. En este caso, una imagen dice más que mil palabras.

LA ZONA NEGRA : La voz de las víctimas de Spanair

Lejos del desánimo que supuso el archivo del proceso penal por el accidente de Spanair después de que la Audiencia de Madrid admitiese los recursos de los dos técnicos de mantenimiento imputados, otra batalla judicial se cernía en el quinto aniversario de la tragedia, en la que fallecieron 154 personas y 18 resultaron heridas en el aeropuerto de Barajas.

La imagen revela el punto exacto en el que impactó el JK 5022 de Spanair el 20 de agosto de 2008. La Guardia Civil recreaba digitalmente el accidente, una animación que se incluía en la investigación judicial- (GUARDIA CIVIL)

En 2013, 30 familias de fallecidos y varios supervivientes, recurrían a la Vía Civil junto a la Asociación de afectados JK5022, para dirimir el capítulo de las indemnizaciones. 

Aunque algunos afectados ya abrieron el melón a título particular hacía unos meses, ahora llegaba la reacción en masa del principal colectivo de víctimas.

La demanda civil se presentaba a principios de septiembre e iba dirigida contra Mapfre, la aseguradora de la extinguida Spanair. El fondo del pleito no era otro que el baremo que la compañía española había elegido para pagar las correspondientes compensaciones. Se trataba de aplicar a cada unas de las 172 víctimas -entre fallecidos y heridos- el sistema de valoración establecido como si se hubiera tratado de un accidente de tráfico.




En total, Mapfre anunciaba que ofrecía 12,7 millones de euros, es decir, una media de 74.000 euros por pasajero, una cifra que no alcanzaba ni el máximo baremo de los siniestros viales (250.000 euros). 

Este sistema se aprobó en 1995 y estaba pensado para los accidentes de tráfico en una época de alta mortalidad, por lo que se tuvo en cuenta el impacto que tendría en las aseguradoras y la carga para Sanidad.

«Queremos que se condene a Mapfre como responsable civil subsidiario del siniestro. No puede ser que una víctima del terrorismo, con todos mis respetos, reciba 800.000 euros de media y una de accidente aéreo 105.000 si es un adulto y 25.000 si se trata de un menor», denunciaba Pilar Vera, presidente de la asociación JK5022.


La vicepresidenta y la vocal de la Asociación Canaria de Afectados del Vuelo JK5022, Margarita Henríquez (i), y María de los Angeles Piretti, respectivamente (Efe) Más.

Vera declaraba que era «indignante e inmoral» que en 2012 los consejeros de la aseguradora se llevaran 11,7 millones en bonus «y a todas las víctimas nos quieren despachar con 12,7 millones». «Les sale más barato un siniestro que invertir en seguridad aérea», concluía.

Pilar Vera, presidenta de la Asociación de Víctimas JK5022, rodeada por los miembros de la junta directiva de la organización


Los abogados del colectivo consideraban que Mapfre se había saltado la normativa internacional a la hora de establecer el baremo de accidentes de tráfico. Aseguraban que había jurisprudencia mundial que regula los siniestros aéreos y que el Tribunal Constitucional español limita el sistema de valoración de los accidentes viales al no incluir el 100% del daño, algo que no ocurre con las tragedias aéreas según establece la legislación internacional.

Así las cosas, la batalla judicial estaba servida en 2013, cinco años después del siniestro de Spanair. Y los abogados de Mapfre no parecían tener visos de torcer el brazo. 

Una de sus bazas para no ser condenados era  demostrar que la culpa del accidente fue de Boeing, fabricante del MD-82, y no de Spanair, como indicó la Audiencia de Madrid tras decretar el sobreseimiento libre para los dos mecánicos imputados por homicidio imprudente.


Si la Aseguradora conseguía demostrar este supuesto, en el peor de los casos -que la Justicia no acepte el baremo de accidente de tráfico-, podía acogerse al Convenio de Montreal, que estipula que las indemnizaciones máximas ascenderían a 100.000 unidades de derechos especiales de giro por cada pasajero fallecido. 



Una medida que traducida en euros establecería una indemnización máxima de 127.900 euros por persona (unos 22 millones sumando todos los pasajeros, muy superior a los 12,7 que ofrecía en 2013).

Durante los meses posteriores a la tragedia, las cosas parecían que iban a ir por otros derroteros. Los responsables de Spanair indicaron que harían todo lo posible para ayudar a las víctimas y Mapfre adelantó 25.000 euros a cada una. Pero el gesto de buena voluntad se quedó en eso. Y ahora, cerrada la vía penal, comenzaba otra pugna que se preveía larga y tediosa.










Más:


AUDIOS













LA ZONA DEL ARTE : La tragedia del Museo de Arte Islámico de El Cairo

El atentado suicida que a primera del miércoles 20 de febrero de 2014 segaba cuatro vidas y hería a decenas de personas se cebaba con el Museo de Arte Islámico, uno de los centros de arte musulmán más importantes del mundo que abrió al público a mediados de 2010 tras ocho años de costosa renovación. 




La onda expansiva arrancaba su fachada y destrozaba las vitrinas que exhibían más de dos mil joyas de la religión de Mahoma llegadas de todo el mundo, incluido España.

"No me lo puedo creer. Las pérdidas humanas son incalculables pero la destrucción del museo es una auténtica tragedia. Era la colección más antigua de arte islámico del mundo y durante ocho años trabajamos en su restauración", relataba a EL MUNDO una joven que fue coordinadora de la renovación del centro pero que rehusó proporcionar su nombre. "Solo he venido a ver si el edificio había sufrido y para ofrecerme a colaborar", decía mientras se enjugaba las lágrimas.




Decenas de personas se arremolinaban desde temprano en las inmediaciones de la plaza de Bab el Jalk, golpeada por la explosión de un coche bomba que alrededor de las 6 de la mañana dejaba al menos cuatro muertos y 76 heridos. El Museo de Arte Islámico está justo enfrente de la sede de la Dirección de Seguridad, el blanco del atentando. La fuerte detonación, que abrió un profundo cráter en el asfalto, hizo estragos en los edificios colindantes.

El museo es, de lejos, uno de los inmuebles más afectados del barrio, situado en pleno corazón de El Cairo. La carga explosiva derruía la imponente fachada de un edificio levantado hace más de un siglo para albergar la colección de arte islámico. El estallido arrancaba la enorme puerta de entrada y hacía trizas los cristales de las ventanas dejando al descubierto un interior arrasado también por el ataque. Entre los objetos dañados, se hallaba un mihrab de madera (nicho que en las mezquitas indica la dirección hacia La Meca) perteneciente a Sayeda Ruqaya, una de las descendientes del profeta. La pieza quedaba totalmente destruida.

"Es un verdadero desastre", declaraba a la prensa el ministro de Antigüedades Mohamed Ibrahim tras visitar el edificio. Según Ibrahim, el museo se hallaba "patas arriba" y algunos techos se habían derrumbado dañando a los objetos expuestos en sus salas. "No hemos podido movernos con libertad por el museo por motivos de seguridad porque hay techos al borde del colapso", agregaba el arqueólogo.





El ministerio de Antigüedades lamentaba los daños ocasionados a un edificio cuya restauración costó 107 millones de libras egipcias (unos 11 millones de euros) y se prolongó durante ocho interminables años. En un comunicado, el organismo precisaba que para curar las heridas del atentado tendría que hacer frente a una nueva restauración que duplicaría el coste inicial. 

El centro presumía de ser el museo más moderno frente a sus homólogos dedicados al arte cristiano, enclavado en el barrio copto de El Cairo, y a la civilización faraónica, situado en la plaza Tahrir de El Cairo y pendiente de un completo lavado de cara.

El edificio de dos plantas guarda entre sus maltrechos muros más de 2.000 objetos, entre tejidos; piezas de cerámica, metal o barro; sellos y objetos para medir la distancia y el tiempo como relojes de arena. Además, tiene una preciada colección de instrumentos de astronomía, química y cirugía usados durante el medievo en el mundo musulmán



Las joyas son una vasija de bronce de la época del califa Maruán Ibn Mohamed (744-750), un Corán de la época de los Omeyas escrito sobre una piel de gacela y el dinar de oro más antiguo descubierto hasta ahora (696 d.C).



Aunque en su mayoría proceden de Egipto, el museo también acoge objetos de España, China, India, Irán, Turquía, Pakistán, norte de África y Arabia Saudí. El ministerio de Antigüedades iniciaba las gestiones para trasladar la colección a un lugar seguro y examinaba además el estado de varias mezquitas históricas situadas en las proximidades para saber si habían sido perjudicadas por la explosión.





No es la primera vez que el patrimonio egipcio es alcanzado por los tres convulsos años que ha vivido el país árabe desde la caída de Hosni Mubarak. Durante la noche del 28 de enero de 2011, tras la huida de la policía en una de las jornadas más sangrientas de la revolución, el museo de Antigüedades del centro de El Cairo -la mayor colección de arte faraónico del mundo- pereció a los cazatesoros. 54 piezas desaparecieron. De ellas solo se ha logrado recuperar varias decenas.




El 14 de agosto de 2013, apenas unas horas después del brutal desalojo de las acampadas islamistas que se saldaron con más de 600 muertos, una turba asaltó el Museo de Malaui, a 300 kilómetros al sur de El Cairo, y destrozó unas salas que albergaban preciadas piezas del reinado de Ajenatón -el primer monoteísta y "fanático" religioso de la Historia- junto a tesoros de conquistadores griegos y califas musulmanes.







Más:
El Museo Islámico de El Cairo celebra su centenario con siete años de retraso
La UNESCO ayudará a restaurar museo egipcio
Destruidas 74 piezas del Museo Islámico de El Cairo
Una misión de emergencia de la UNESCO inicia la rehabilitación del Museo de Arte Islámico de El Cairo
Unesco reporta 161 objetos dañados en museo egipcio de Arte Islámico
Museo de Arte Islámico Web